Cooperativas de Viviendas de Propietarios

Juntos forjamos presente, construimos futuro

El sueño y la pesadilla - Opinión sobre la Reestructura de deudas

Por Humberto Barros (Ansina 1)

El sueño del techo propio, una pesadilla de la que queremos despertar, así llamamos en casa este eterno problema del pago de nuestra unidad.

Fue nuestro sueño hecho realidad, una enorme alegría el acceso a la vivienda familiar por tantos años anhelada. Lamentablemente una regocijo que duró poco, simplemente hasta que tuvimos que abordar el pago de la primera cuota hipotecaria de 30 UR mensuales.

Vivienda de carácter social, a un valor casi de residencia en barrios lujosos, una realidad que golpeaba no solo el bolsillo, sino toda lógica edilicia al ver la calidad de vivienda que nos entregaron.

Qué pasó, porqué viviendas sobre valoradas y, en especial, porqué la necesidad de una reestructura general de deudas, es una historia que ya conocemos todos, incluso los gobernantes y administradores de turno, pero que por motivos que desconozco, nadie le quiso poner el cascabel al gato, como se dice vulgarmente.

Pero la realidad es que lo que nos quieren cobrar, ni por asomo está representado en las viviendas que tenemos y no solo por su valor sino también por estar plagadas de vicios constructivos que aún nos hacemos cargo de los mantenimientos.

Esto ocurrió a finales de los noventa, creo que por el año 97, es decir llevamos más de 20 años de pelea, para que alguien (políticos de turno) ponga fin a esta injusticia económica y familiar, montada sobre cemento y ladrillos.

Y golpea el bolsillo solamente no, porque a pesar de los pesares sentimos nuestra unidad propia, mas allá de lo material. Acá forjamos nuestra familia, nacieron y criamos a nuestros hijos, es decir, es una parte demasiado importante de nuestra historia familiar.

Tenemos entonces una necesidad urgente de poder afrontar el pago de la vivienda. Han transcurrido mas de 20 años sin soluciones, o algunas parciales, y es tan real que ese tiempo es irrecuperable, como que nuestra biología nos aprieta los plazos. En nuestro caso ya estamos más cerca del arpa que de la guitarra como dicen; traducido, se nos viene la edad jubilatoria, con las consecuencias que demanda entrar en una etapa de la vida donde nos tornamos vulnerables. Y no únicamente en lo económico, sino también en la salud con los problemas que conlleva.

No tenemos dos vidas que nos permita pagar esta demencial deuda. Tampoco es la idea permanecer en base a subsidios y menos dejarles este choclo de problemas a nuestros hijos. No fue eso lo que planificamos, cuando pensamos que el sueño del techo propio se hacía realidad.

No es mi intención entrar en un tema de ecuaciones matemáticas que poco entiendo por su complejidad, simplemente expreso la necesidad familiar de hacernos cargo de nuestras obligaciones, sintiendo que estamos pagando lo que realmente nos corresponde.

Sitios de Interés

 

 

 

Nuestra ubicación

FEDERACION COVIPRO // Sede Central: Rondeau 1537 * Montevideo Tel./Fax: 2909 2630/31 - Celular: 098 164 163 // Diseño: DAT - COVIPRO 2017 // Email: covipro@covipro.org.uy